8-67-29

Las cuentas dan lo que dan: ahora mismo en Zaragoza (término municipal) hay 8 cines, que cuentan con 67 salas, y que proyectan un total de 29 títulos.

Como con las cadenas de televisión y su explosión al comienzo de la década de los noventa del pasado siglo, tanta mandanga con lo de la pluralidad, el amejoramiento de la oferta, la ampliación de posibilidades, más libertad para escoger, et caetera, cuando al final lo que hay son menos cines, más salas mucho más pequeñas, y una oferta muy reducida de películas, siendo un 90% de ellas (siendo socialdemócrata en la calificación a más no poder, como Bono) palomiteras. Y, además, la mayoría de estos cines están a tomarpolculo de la ciudad compacta, en una nueva entrega de la saga “La vida en la ciudad sin coche, sólo será vida para los zombies y para los peripaseantes“.

Les anexo a continuación unas líneas que he pergeñado para el reciente boletín de la Asociación de Vecinos del Barrio de San José, al respecto de cuando se podía ir al cine en este barrio, así como en todos los demás. No es nostalgia, es memoria colectiva de un pasado que también se llevó consigo cosas interesantes. Como es lo que tiene el progreso capitalista, conviene ponerle retrovisores para valorar si se va hacia Guatemala, o hacia Guatepeor. En este caso, no hay debate, como en la TV pública.

“Cines del barrio.

Efectivamente, hubo un tiempo en el que era posible ir al cine, podía hacerse, sin salir del barrio, y sin tener que recorrer kilómetros. La ciudad llegó a contar con una buena red de instalaciones de exhibición cinematográfica, bastante estructurada en el territorio, de forma que el barrio de San José alcanzó a tener 2 cines (Rialto, Dux), además de otros 3 a una cercana distancia (Torrero, Venecia, Roxy).

El comienzo de los 50 fue pródigo en aperturas de salas de barrio, porque los barrios empezaban a aumentar en habitantes, un anuncio de lo que vendría en la década de los 60 y buena parte de los 70. La vida en el barrio era entonces otra cosa: más intensa, cercana, humana. Y el cine era el paraíso de los sueños.

Este cine de barrio conformaba el último escalón en la exhibición de películas, ya que la proyección de films en la ciudad se había establecido de acuerdo con una división por barrios y una clasificación con arreglo a las clases sociales predominantes. Así, los estrenos tenían lugar en los cines “del centro”, y las películas perdían actualidad conforme los cines se alejaban de él.

Durante la década de los 60, los cambios inducidos en los hábitos de ocio, con la extensión de la TV a la cabeza, frenaron la vitalidad del negocio. Se seguían abriendo cines, aunque éstos eran ya de mediano aforo, y se cerraban algunas de las salas de mayor capacidad. Esta tendencia se acentuó en los 70 y principios de los 80, con el cierre de hasta 16 salas de la ciudad, entre ellas todos los locales de barrio.

El cine Rialto, inaugurado en 1949 cerca de la cuesta de Morón, ocupaba el lugar de una antigua vaquería. Era una sala de pocas butacas y pantalla baja. El público era del barrio. La cercanía de dos fábricas importantes, La Zaragozana (todavía en activo) y la Textil de Pina (desaparecida), además de otras factorías menores, madereras y harinera, agrupaban a un proletariado de cierta especialización y aceptable nivel de vida en un barrio de pequeñas parcelas con huertecillos, recorrido por dos acequias que regaban la huerta y movían las fábricas. Las películas proyectadas venían, en su mayoría, de Hollywood, fabricadas a la imagen y medida de una clase media que en España aún estaba en formación. Los EE.UU. de Norteamérica no permitían que otras cinematografías tuvieran espacio.

El Rialto, como todos los cines de barrio, vio declinar su clientela en cuanto esta pudo acceder con mayor facilidad “al centro”. Las distancias “centro”-barrio perdieron significado, la especulación inmobiliaria y el urbanismo modificaron mucho el entorno, se cubrió la vía del ferrocarril (hasta entonces, una suerte de frontera), y muy pocos se conformaron con ver en el cine de barrio lo que podían obtener antes, y en mejores condiciones.  Se comenzó a ir al cine “al centro”.

Por ello, en octubre 1977, el Rialto se reorientó y lanzó al Arte y Ensayo y la Versión Original con un acusado carácter de compromiso socio-político y de significado inequívocamente cultural. Fueron meses increíbles para un cine de barrio, con proyecciones de películas como “Sacco e Vanzetti” (Montaldo), “El Acorazado Potemkim” (Eisenstein), “La tierra de la gran promesa” y “Las bodas” (Wajda), “Dersu Uzala” (Kurosawa). Además, con la recuperación de la democracia, sirvió de escenario para algún que otro mitin político.

De la mano del desencanto y la crisis económica, llegaron las vacas flacas. Películas como “Octubre” (Eisenstein) o “Solaris” (Tarkowski) poco podían hacer ante series policíacas televisivas como “Baretta”, o con magazines como “Sumarísimo”. La hegemonía norteamericana en la industria del entretenimiento hacía que ante esas películas, de “extraños títulos”, de “autores desconocidos”, de desarrollo “lento y aburrido”, la mayoría de la gente “pasara”.

Para sobrevivir, en 1984 el Rialto se orientó hacia la exhibición de películas “S” y “X”, tal como tuvieron que hacer otros cines de la ciudad (Latino, Coso, Victoria, Venecia, Salamanca, Norte..) Cerró definitivamente unos pocos años después, y en sus locales ahora hay un supermercado.

El Cine Dux ya había cerrado mucho antes: en 1977, y sus locales, tapiados y con la verja echada, permanecen sin uso. De su memoria sólo perdura… la grabación de un concierto de José Antonio Labordeta dado allí en enero de 1975.

Cines del barrio de San José (y muy cercanos):

CINE RIALTO. Avda. San José, 177. Inaugurado en 1949. Desde 1984: Sala X. Clausurado a comienzos del s. XXI

CINE DUX. Avda. San José, 44. Inaugurado en 1961. Clausurado en 1977

CINE TORRERO. Paseo Cuéllar, 24. Inaugurado en 1953. Clausurado en 1983

CINE VENECIA. Lasierra Purroy, 8. Inaugurado en 1951. Clausurado en 1984

ROXY. Miguel Servet, 53. Inaugurado en 1961. Clausurado en 1985″.

Fuentes:
Amparo Martínez Herranz, Catálogo de cien años de cines en Zaragoza (1896-1986), Artigrama nº 11 (1994-95).
http://vergerus-vogler.blogspot.com.es/2011/07/memorias-de-1967-1977-la-decada_09.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Peripaseos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s