Vertedero, Escorredero, Valdefierro, excaminohierro

12-11-2012. En una tibia mañana el sol asoma ya… no llega a calentar. Veinticinco años después, el Camino Soria vuelve a sonar en mi testa al inaugurar la temporada 2012-2013 de los peripaseos. Un frío de testículos al que se suma EL viento zaragozano de invierno, nos hacen animar el paso por un paseo en el que intentamos, infructuosamente, prolongar Tenor Fleta por donde Belloch prometió en cuerpo mortal que lo estaba haciendo ya, que yo lo oí porque estaba presente cuando lo proclamó. En una zona con alto contenido en interés turístico (“visite Guatemala sin cruzar el charco” atraería a mucho indie sine die) escarbamos visualmente entre la basura que se va acumulando al lado de la trinchera del ferrocarril, a un paso del virtual mejor estadio de furgol del mundo que ojalá no vea la luz nunca jamás.

Cruzamos el Tercer Cinturón y continuamos por el Camino Cabaldós en su tramo arqueológico, ese que nos recuerda cómo era San José hace no demasiado tiempo: campos, acequias, nadie. Desembocamos en otro sembrado de basuras, escombros, juguetes, frigoríficos, sofás, contadores de agua, ropas, en torno a una quinta rural enruinada hasta extremos destacables, si bien las pocilgas se conservan estupendamente. Seguimos por un camino de desolación que nos aproxima al Cuarto Cinturón, entre restos fósiles de furgonetas, campos de basuras vertidas por amables humanos, ruinas de edificios, ruinas de sofás, y un tremendo tronco seco. No faltan los perros ladradores. Parece mentira que bajo esta apariencia de mierda corran ríos de dinero virtual, y que este sea el mecanismo que en el capitalismo los emprendedores inmobiliarios emplean para generar riqueza, puestos de trabajo, I+D+I+I+I+I+I+I+O+T+A+S, estabilidad, y fuerte liderazgo. Todo ello bien sostenible, por supuesto.

Cruzamos el Cuarto Cinturón, para ir al Escorredero de la Media Legua, como homínimamente podemos atravesando un absurdo cruce de carreteras, caminos, pistas, vías de agua, etc., en el que la hegemonía la tiene, sans doute, los vehículos motorizados. Nos internamos hacia la ribera del escorredero justo por donde sale un rebaño de ovejas lideradas por tremendo cabrón, y ya ascendemos al Escorredero, una de esas maravillas asociadas al Canal Imperial que, si el Canal es poco conocido siendo como es ejemplo único en Mongolia de Canal incrustado en ciudad, pues el Escorredero ni te lo digo que te da de la risa. Vamos remontando su cauce y los saltos de agua que lo mojonean, algunos de ellos escalonados ziguráticamente, hasta la Almenara de San Antonio de Padua, paritorio materno del Escorredero. El Señor Tausiet es retratado junto a su homónimo rupestre, como si de un homúnculo se tratara, o tratase, para dar honesto testimonio de ello.

El Canal no va sobrado de caudal en este día, los coches pasan a velocidades próximas al infarto, que así se estozolen, y así también llegamos al Polígono 38/1, que engloba a los antiguos terrenos municipales donde se levantó el guetto calé de la Quinta Julieta, y a los privados terrenos agrícolas abandonados, recalificados a Suelo Urbano Delimitado, sin actividad urbanizadora, y ni se la espera, a pesar de las briosas Espuelas que lo azuzan. Enfrente, Parque Venecia sigue su progresivo desarrollo, ahora eclipsado por ese reciente Puerto que, unos cientos de metros más lejos, más arriba, y más arribista, tantos orgasmos económicos provoca.

Regresamos por el Barranco de la Muerte a una Esquinica de la ciudad compacta a rellenar el deposito con albóndigas y café, que siempre son buenos compañeros de peripaseos. Un transbordo autobusero 23-24 nos lleva a inaugurar la segunda fase del Corredor Verde Oliver-Valdefierro, unos pocos días después de su oficial apertura por la oficialidad institucional munícipe de la ciudad. Recorremos los 1,2 kilómetros de este tramo, inspeccionando detenidamente sus 77 bancos, 147 papeleras y 440 nuevos puntos de luz, así como los 2000 alcorques donde irán 2000 nuevos árboles (de ellos 1200 serán fresnos, cuyas hojas se preparan en infusión como laxante y diuréticas) que no han llegado a plantarse a tiempo de la inauguración. En una primera valoración de urgencia, nos parece muy bien todo ello, pero anda que no queda hasta que esto sea algo, y mira que quedan sin terminar cosas. Desde luego no es el cierre de ninguna “cicatriz”, como así denomina nuestro amado Alcalde al antiguo trazado de la línea de ferrocarril Zaragoza-Teruel por Caminreal, que por aquí pasaba cuando la vieja Estación de Delicias era el punto de partida de la misma, durante los setenta años en que funcionó (1933-2003). Esta es otra de las víctimas colaterales de la Alta Velocidad, de la apuesta por las autovías y autopistas, y el veto al ferrocarril convencional.

Cuando este Corredor se cansa de correr tras pasar por encima del Canal Imperial, y de quedarsde sin fuerzas al llegar a la altura de la Cooperativa de Taxi, es justo cuando a nosotros nos parece más interesante. Las vallas que por doquier taponan el espacio son para nosotros rojos capotes hacia la aventura y los nuevos horizontes. Y allá que nos vamos, primero por un sendero adornado con basura, y pronto por el pedregoso trazado de la línea ferroviaria que, desmantelada de traviesas y raíles, queda como arbustífero corredor verde naturalizado hasta que el Stadium Miralbueno “El Olivar” se come, literalmente, el trazado, dándole un buen bocado que interrumpe su continuidad. Por una senda que utiliza la tribu de los Ocasionales Partidores de Almendras, accedemos a la calle Marcelino Álvarez, a cuyos lados encontramos el beberly hills zaragozano y su famosa estatua de caballo desbocado. Por esta calle dedicada a “Don Faroles” no hacemos sino alejarnos cada vez más de nuestra ruta, así que nos metemos por el medio del Polígono Arguallas para alcorzar un poco. Ya son horas, así que nos metemos a comer en un económico, tranquilo, caluroso y fenomenal lugar del que salimos con la sangre fluyendo a borbotones hacia la parte media del tórax. Qué bien le sienta a la salud el comer.

Desembocamos en Vía Ibérica con la pretensión de recuperar, al precio que sea, los restos urbanos fósiles del antiguo trazado del ferrocarril de Caminreal. Nos internamos por Gómez Laguna, y entre los inmensos y expectantes terrenos de ERZ y una gigantesca montaña artificial que hace las veces de respiración asistida para el sector de la construcción, vislumbramos la continuación del trazado ferroviario. Rodeamos la montaña, los operarios, las vallas, y llegamos a la vieja trinchera ferroviaria con la siguiente e interesante pregunta: ¿por qué esta parte no se ha incluido en el corredor verde, y sigue quedando no ya como cicatriz, sino como indigna necrosidad justo al lado del tranvía, de Valdespartera? Los propietarios de los terrenos seguro que tienen la respuesta.

El viejo trazado del ferrocarril de Caminreal muere definitivamente cuando, tras pasar por debajo de Gómez Laguna, termina empotrado en las cocheras de Valdespartera del tranvía. Debajo del puente terminan los antiquísimos postes de electricidad, y hay restos de curiosas civilizaciones contemporáneas. Ascendemos hasta Valdespartera por uno de sus amables terraplenes, a tomar el café de después de comer. Luego nos acercamos a inspeccionar el reciente mercado híbrido, parte pequeño comercio, parte supermercado. Regresamos a la ciudad compacta en tranvía, que en pocos minutos nos deja en Plaza de España, justo cuando comienza a anochecer. Ha sido un intenso día, con algo más de 12 km. caminados entre los dos tramos recorridos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Peripaseos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vertedero, Escorredero, Valdefierro, excaminohierro

  1. Pingback: Zaragoza y su entorno | Tausiet & Zaragózame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s