Margen Izquierda Ebro 1

16-11-2011. Después de la lluvia, hollar la margen izquierda del Ebro. En dos etapas. Ésta sería la primera. Comenzamos por la huerta de Movera, entre torres, huertas, calima, por pistas descaminadas, húmedas, hermosas. Destacable la Torre de San Lázaro y su reloj solar en hora desde 1713. Peculiares los agradables y educados perros hortícolas, que miran, mas no ladran. Se agradece. La calima emanada del río difumina los contornos, trampantoja perfiles y aristas. Silencio sólo quebrado por los motores que rugen por la circunvalante Z-40. La primera de las kaabas del día, ésta blanca, deslumbra desde la ribera contraria. Ramoneando pistas, nos topamos con el Ebro y una orilla pedregosa con cantos rodados plurales en su composición y origen, que reposan juntos en perfecta comandita. Puente del Bicentenario (1808-2008), plantaciones de chopos, mariquitas. Camino del Galacho de la Alfranca, entre astados y la segunda kaaba del día, ésta ya negra, aunque customizada. Constantes prohibiciones y recomendaciones, algunas holladas, y ya estamos en el CIAMA de La Alfranca. Tomamos el relevo a una excursión de peques, y recorremos el juego de la oca y los jardines de piedras autóctonas del planeta Tierra. Como si de remediar alguna carencia se tratase, perdemos buen rato entre las alimenticias piedras de sal. Aunque abierto, todo está cerrado al público, hasta el bar. Sin embargo, el minarete-observatorio está abierto, e incluso funciona el ascensor, que empleamos para bajar. Bienvenidos a Aragón. Como no somos de ningún ”grupo”, nos autodeportamos del lugar, que ya se hace hora de comer. Vamos a la Puebla de Alfindén, entre camiones, poligoneros, adosados. Paseamos por su casco viejo, donde el almuecín cabecea en la horizontal, los refranes se hacen azulejos, un gato se cobija bajo carro, avisan de multas perrunas, y bob esponja disfruta mediatizado por una ”medida de la virgen” a juego, mientras el hombre araña intenta escapar a tamaño suplicio. Visto lo visto, nos vamos a Pastriz, donde las ranas alienígenas, cigüeñas crotoladoras, y descomunal y atractivo palacio de Guiarreal. Un dragón muy tieso, y una sierpe que avisa de lo que está por venir completan, a falta de humanos, la zoología del lugar. La carretera de Movera nos devuelve a la gran urbe. Mañana, más.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Peripaseos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Margen Izquierda Ebro 1

  1. Pingback: Seguimos sumando peripaseos: Margen izquierda del Ebro | Tausiet & Zaragózame

  2. Pingback: Zaragoza y su entorno | Tausiet & Zaragózame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s