San José

Los cimientos del Distrito 11 se asientan sobre torres, campos de cultivo, acequias, industria, ferrocarril, tranvía, inmigración. El barrio es desde hace décadas integralmente periférico y colonial respecto a la ciudad de la que forma parte. Habitado por las clases bajas rurales y trabajadoras, jóvenes, venidas de un entorno periférico que abarca más de 100 km., expulsadas de su modo de vida ancestral en los pueblos, y lanzadas obligatoriamente a una vida urbana a la que nunca se adaptaron.
San José es un pueblo de pueblos, y casi todas sus calles, algunas fincas incluso, tienen más población que casi cualquier municipio del Aragón de hoy. Todo un éxito del planificado éxodo rural, del tecnocratismo que, como fase inicial del capitalismo patrio, nos sacó de la edad media franquista para meternos en la edad postmoderna del postfranquismo, sin transición, piloto del cambio, ni consenso alguno, como suele ser.
Con casi 18.000 habitantes/km2, San José también se está despoblando de población joven que busca trabajo, vivienda, oportunidades vitales, porque el modelo socioeconómico vigente, hoy aparentemente te da, y mañana te lo quita sin guardar siquiera las apariencias. No es la natural ley de la selva: es el artifioso modo de producción capitalista, al que no se le tuerce la cerviz sólo con unas decenas de viviendas en alquiler para jóvenes.
Hoy es este un barrio dinámico, pero envejecido. Con oportunidades, pero por concretar, y aprovechar. Necesitado más de rehabilitación integral, que de nuevas construcciones, aunque sean VPO. Con dotaciones sociales dignas, más que de grandes eventos. Abierto al resto de barrios y a su entorno perirural, más que cerrado por el este. Con un comercio de proximidad (como muy bien ejercitan los chinos), más que de grandes superficies comerciales en lejanos campos de esparto.
Por todo ello, y más, siguen trabajando las vecinas y vecinos organizados en la seguridad de que, sin participación, compromiso, trabajo, propuestas, lucha, ya conocemos el modelo de ciudad, de convivencia, de sociedad a que nos precipitan los que tienen el poder (y que no lo sueltan aunque formalmente estemos en democracia): a la decimonónica. Y es que los tiempos están cambiando efectivamente, Bob Dylan, pero hacia atrás, como anunciaba muy country el ciudadano Bob Roberts.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Peripaseos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a San José

  1. Pingback: Zaragoza y su entorno | Tausiet & Zaragózame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s